miércoles, 12 de enero de 2011

Van al cielo...

Definitivamente en este Mundo de Perros donde vivimos, se perdió el pudor, la vergüenza, la razón... Cuando uno lee cosas como la que voy a publicar, uno piensa: Y entonces compadre, que pasa con la gente? Como es posible, que vayan al cielo y vayan llorando...

A razón de las lluvias que cayeron durante casi todo el mes de diciembre, se fueron barranco abajo muchos barrios del área metropolitana, y por supuesto que el Gobierno tenía que ver en donde metía a tanto damnificado, a algunos los almacenaron en galpones, a otros los llevaron a pasar frio en el estacionamiento del Sambil expropiado, algunos otros (los mas sortarios) o están en pensiones, hoteles, ministerios, oficinas públicas o el mismísimo Miraflores, y otros (re-sortarios), debido a ciertas condiciones especiales (discapacidad, enfermedad) bien de ellos mismos o familiares, aterrizaron nada más y nada menos que en hotelachos cinco estrellas, si señor...

OK, hasta allí vamos bien, hay que entender que hay una necesidad (esperemos temporal) y hay que atenderla, está bien, eso esta clarísimo... Lo que me molesta de toda esta situación es la GENTE, si esa GENTESITA (o como me gusta llamarles Gentusita). Copio el extracto y continuo con la disertación;

Aunque los encargados de seguridad de esos hoteles negaron el acceso hasta las habitaciones donde están ubicados esos nuevos huéspedes, el equipo de Últimas Noticias pudo conversar con una de las beneficiadas, Carolina Silva, hospedada desde hace unos días en el Meliá.

"Estamos muy agradecidos, la atención ha sido muy especial. Yo tengo un niño con discapacidad y ahora estamos mucho más cómodos de lo que estábamos en el Sambil de Candelaria, donde estuvimos un mes", afirmó.

"Todos los días nos traen la comida y cubren nuestras necesidades. Además los apartamentos son muy cómodos. Sin embargo, tenemos algunas limitaciones; por ejemplo, los encargados de la seguridad del hotel no nos permiten usar las áreas comunes del lugar como la piscina o las plazas. Eso me parece discriminación", indicó Silva
.

Obsérvese el texto resaltado en negritas, en especial donde cita "Todos los días nos traen la comida...los encargados de la seguridad del hotel no nos permiten usar las areas comunes del lugar como la piscina... Eso me parece discriminación"...

Es ese pedacito, ese texto, esa declaración lo que me lleva a escribir este post. Por qué? Porque carrizo la gente, aun en las peores situaciones tiene que seguir teniendo mentalidad de rancho? Señora, es que acaso usted está de vacaciones pagadas? NOO!!! Esta DAMNIFICADA, viviendo de la caridad y del Gobierno, y de los impuestos que pago yo, y que paga Pepe y que paga Perencejo, está viviendo en ese hotel porque los dueños dijeron: Que báquiro - cochino, vamos a meter a esa gentesita aquí antes que al Gran Señor se le ocurra decir: ¡Exprópiese!, mejor lo hacemos calladitos y a la buena, esperando que no se vayan a estar por mucho tiempo.

La pobreza de este país, más que en el cinturón de miseria y ranchos que rodea este valle, está en la mentalidad del venezolano, en el Vivapepismo, en el dame, dame, dame, sin dar nada a cambio. Comentarios como el de la Sra. Silva son los que hacen que uno le agarre bronca a los llamados -pobres- , porque OK yo no tengo millones ni vivo en el Country, soy una pobre bibliotecóloga desempleada, que ha vivido lo suficiente como para saber que es bueno y que es malo, y que ha tenido que partirse el lomo para tener lo poco que tiene, para venir a escuchar a una que viviendo en un rancho, abre la boca cual pajarraco para chillar, Ay, me discriminan porque no me dejan usar la piscina... Por favor... De gracias señora, de gracias a que no la -almacenaron- en un galpón, a que su hijo discapacitado tiene - por ahora- un techo sobre su cabeza, y no está pasando más trabajo que ratón en ferretería.
Y cuando salga del hotel, trabaje, échele bolas y regrese luego como turista, y hay sí, exija con todas las letras que le dejen usar la piscina y la plaza. Mire más allá de su nariz y enfrente su realidad, como hacemos todos los que habitamos este Mundo de Perros.

Si quieren leer la nota completa, sigan este enlace http://www.ultimasnoticias.com.ve/Noticias/Refugiados-reciben-atencion-cinco-estrellas.aspx?page=5



1 comentario:

gabriela dijo...

estoy totalmente de acuerdo contigo amiga, esta gente no sabe lo que es pasara trabajo y estan acostumbrados al burdo paternalismo que no sé en que momento de la historia va a terminar, señores corten el dordón umbilical con papa gobierno, salgamos a la calle a producir a "formar patria", pero trabajando día a día, no soy millonaria, y al igual que muchos venezolanos salgo todos los días a la calle a trabajar, para poder tener un estatus de vida decente. Muchas de esas personas que hoy sufrieron nuevamente los embates de la naturaleza estuvieron en la trajedia de Vargas en 1999 y a pesar de la ayuda que les dio el gobierno y la oportunidad que les dió la vida de irse a otras ciudades a producir se regresaron al CERRO, vendieron las casas con todo y los enceres que les dieron(nevera, alimentos, muebles) para volver a "vivir" en un cerro y hoy tienen el descaro de quejarse. DEFINITIVAMENTE EL RANCHO SE LLEVA EN LA CABEZA. Es lamentable que ante tales situaciones esas personas que estan viviendo hoy en hoteles, galpones, miraflores, edificios expropiados, no valoren que aun estan con vida, que somos un país rico pero que nos gusta, lamentablemente, el facilismo, en este momento recuerdo el libro de Pocaterra del Dr. Bebe y sus mujeres, y los ensayos de Uslar Pietri: "la Nación Fingida" y El Oro NEgro.